Por José Malé Franch / Semblanza marica sobre “La Faraona”, el puto argentino que estalló en las redes sociales con videos donde habla de sus garches, da consejos y viaja por el mundo probando cuerpos y texturas. Y como si esto fuera poco patentó su propio acento travesti y enamoró a la negra Vernaci. 

Cuenta la historia no oficial que una mañana de primavera del año 2000, Martín Cirio flasheó Cleopatra y visitó Egipto. Para no pagar entrada (ya que es judía) se levantó al seguridad y, ticket bucal mediante, ingresó a la pirámide de Kefrén.

La marica loca comenzó a descender toda panicosa por las catacumbas, fumandosé alto bando a meo de (Macri) gato milenario, característico de estos monumentos. De repente, la visión se le hizo borrosa y comenzaba a ver todo negro. Ya no sabía si era Martín Cirio, Antonia Macri o la Michelle Mendoza. En un instante comenzó a nadar por su interior en una epifanía cósmico travesti conurbana y reconoció una voz de mujer (no biológica) sirena, que en una melodía electrónica entre Yemanyá y Lizzy Tagliani le susurraba directamente desde su hígado y le dijo: “nena, comete el viaje. Vos sos Faraona me amor” y como la Cirio es muy pasiva obediente, así lo hizo.

Ahora, continuando la cronología, la Martín Cirio supo parir a su personaje “La Faraona” que es boom en Youtube e Instagram. A tal punto llegó el puto, que ahora es columnista en el programa de la Negra Vernacci. Usted se preguntará ¿qué hará este puto para estar ahí? Lo que tiene de autenticidad (realness diría nuestra madre RuPaul) la Cirio es un talento nato: hablar como travesta.

Comenzó a nadar por su interior en una epifanía cósmico travesti conurbana y reconoció una voz de mujer (no biológica) sirena, que en una melodía electrónica entre Yemanyá y Lizzy Tagliani le susurraba directamente desde su hígado

Entonces vos seguís preguntándote ¿qué carajo tiene de especial este puto? Pues casi nada. Pero está visibilizando una faceta del mundo puto, que siempre fue censurada.
Si ejercemos un análisis simple, daremos cuenta que los putos que “caen bien” en los medios de comunicación son esos que blanquean su putez, pero construyen esa imagen de puto asexuado. Me explico mejor, esos que cuando los ves o escuchás, parecen seres que no cogen. La sociedad acepta la putez mientras no se cruce ese límite de la moral y las buenas costumbres y se muestren en público como unos perfectos castratis. Casos ejemplificadores, hay miles: Gasalla, Pinti, Pachano, Flavio Mendoza, Novaresio, Juan Junco, Pepe Cibrián, Marley y la lista es interminable.

Lo que tiene de autenticidad (realness diría nuestra madre RuPaul) la Cirio es un talento nato: hablar como travesta.

Por el contrario, “La Fara” si algo hace es coger, viajar y coger. Haciendo escalas por el mundo a puro Hornet, Grindr, Tinder y Badoo, desde la recauchutada Europa del este, pasando por la dinamitada El Cairo (si, ahí en Egipto, donde si sos puto te lapidan y se hacen un turbante con tu piel), hasta probar cuanta poronga (o herramienta, como dicen los indios) se le cruce bendecida por Krishna en la India.

Nuestra amiga, lejos de ocultar su activa vida sexual, lo comparte con el mundo y esto fue lo que la posicionó como YouTuber superstar.
Ahora ponete los taquitos para footing, el Angel Face que nos zafa toda transpireta del verano litoraleño y arranquemos a ver quién concha es La Faraona, más allá de la pantalla.

“La Fara” si algo hace es coger, viajar y coger. Haciendo escalas por el mundo a puro Hornet, Grindr, Tinder y Badoo, desde la recauchutada Europa del este, pasando por la dinamitada El Cairo

El km. 0 arranca en Parque Patricios. Nuestra pequeña Martincita se crió en las torres del “Conjunto Rioja”, un complejo habitacional con un millón de departamentos obreros. Desde allí, nuestra pequeña mariquita iba soñando un futuro glamoroso bien capitalista noventero, lleno de fama, falopa y dólares, como cantante latin lover a lo Ricky Martin. Adivinen que… esto nunca never jamás sucedió.

El 2001 estroló el status quo social de su familia, llevándolos (sin escala mediante) de clase media acomodada a clase media baja, lo que dejó de regalito un padre alcohólico que va a marcar su adolescencia como un modelo a no seguir. Ya sabemos los de nuestra generación que una adolescencia de puto en los 90/2000 nos ha dañado bastante, así que la Cirio no está exenta de esto. En fin una porteña dosmilera, de puta cepa.

Ya sabemos los de nuestra generación que una adolescencia de puto en los 90/2000 nos ha dañado bastante, así que la Cirio no está exenta de esto.

A sus veintitantos, empezó a viajar y a sus treinta, emergió con sus videos de Youtube. Tiene distintas propuestas, en unos entabla “El Consultorio de La Faraona”, donde la gente le manda preguntas a su mail y ella las responde montada muy bella desde su casa. Los tópicos varían entre curas para enfermedades venéreas, cómo planear infidelidades y tips para sexo anal.

La segunda propuesta es “El Diario Íntimo”. Donde Martín nos lee su diario personal de los 90/2000, esas épocas trágicas del 2001 y nos pone al tanto de sus dilemas puto adolescentes y cuán del orto estaba.

Los tópicos varían entre curas para enfermedades venéreas, cómo planear infidelidades y tips para sexo anal.

Por último, están “Los Viajes de la Faraona”, una guía personal de sus viajes, como una Lonely Planet pero donde a su vez suma tips de cómo levantar en ciertas ciudades, dónde hay más activos, cómo hacer para no pagar entradas a bares europeos, etc.
Por el momento nuestra amiga La Fara, se encuentra asentado en India. Dejá de leer La Tetera y tirate atolondrada a buscar su canal en YouTube, antes de que la empalen.

1 Comment

Deja un comentario