Por Martín Paoltroni / El fiscal Rafael Coria reveló que la trans se dirigió a la Comisaría de la Mujer el día anterior a su asesinato. También hallaron denuncias por violencia de género. 

El fiscal de homicidios Rafael Coria, a cargo de la investigación por la muerte de Pamela Tabares, reveló que la travesti intentó radicar una denuncia en la Comisaría de la Mujer de Rosario el día previo a su asesinato. Si bien se desconoce el motivo por el cual se retiró antes de concretarla, el funcionario explicó que su paso por la dependencia policial quedó registrado y que están tratando de dilucidar las razones.

En tanto, descartó la hipótesis de la muerte en ocasión de robo ya que cuando hallaron el cuerpo se encontraba con todos sus efectos personales y, según testimonios de sus amigas, Pamela no tenía celular. Además, de acuerdo al informe preliminar de la autopsia, la víctima recibió “seis o siete disparos”, lo que hace suponer que el móvil del crimen fue otro. En tanto, según pudieron saber, Pamela había realizado una denuncia por violencia de género tiempo atrás, sin embargo, todavía no se puede establecer una conexión con el crimen.

Hasta el momento, el asesinato está caratulado como “homicidio agravado”, pero esa figura puede cambiar a medida que avance la investigación si aparecen pruebas que demuestren algún vínculo relacionado a la identidad travesti/trans de Pamela. Coria evitó hablar de “transfemicidio” o “travesticidio”, pero aseguró conocer el contexto social en el que se desenvuelve la vida del colectivo.

En cuanto a la situación personal de Pamela, expresó que la joven se encontraba en situación de calle y en estado de extrema vulnerabilidad por lo que en reiteradas oportunidades se había dirigido al Área de la Diversidad Sexual de Rosario para pedir ayuda. En este sentido, afirmó que una de las primeras medidas fue enviar un “oficio” a la Municipalidad de Rosario para conocer las actuaciones que se realizaron.

En relación a las intenciones de la Subsecretaría de Diversidad Sexual de la Provincia de constituirse como querellante de la causa, afirmó que “sí reúnen los requisitos legales, yo no me voy a oponer”, y explicó que para eso tienen que hacerlo con un familiar directo de Pamela. Por estas horas, la fiscalía intenta rastrear a “un hermano” de la víctima, aunque todavía no existen datos certeros. En caso de que no exista interés o no puedan dar con su paradero, el fiscal manifestó que una ONG vinculada a diversidad sexual puede hacerlo eventualmente.

Deja un comentario