Por Diego Bonzi / Ponete la calzas de friza y conocé “El invierno más largo”, una exposición en el ECU que invita a pensar el heterocapitalismo y las luchas feministas en retrospectiva. 

Salí empapada hasta la última fibra de las medias cancán -atravesando el tejido de esta red social sistémica- y encontré calor en una muestra en el Espacio Cultural Universitario (ECU). Se llama “El invierno más largo”. Ninguna paradoja. Se nos metió por la grieta un frío invernal con aires del norte; viene a mitigar todo el ejecutivo, a resquebrajar con un soplido de muerte los valores de la democracia, que es mujer y exige libertad, y de la libertad que es mujer y exige ni una menos.

El recorrido comienza con la obra de Sabina Florio 

Mujeres representadas del arte renacentista, chicas Pin Up, la Mujer Maravilla y hasta Sailor Venus intervenidas por collage a manera de aplique, mostrando la realidad yuxtapuesta, con sus caras casi siempre ocultas detrás de algún objeto. Piezas de orfebrería con arabescos interminablemente retorcidos. Vestigios de arrecife de coral esconden las partes malditas que dan pudor a los normados, pero que a la vez disfrutan gustosos en la televisión. Ostras y caracolas para encerrarse a pensar en la intimidad (ese lugar común donde las sociedades han desplazado a las mujeres) sus diarios íntimos con candado de corazón. Insumisiones, luchas, disidencias y reflexiones a manera de cita.

2 sabina

Detalle. Insumisas, disidentes, disciplinadas. Sabina Florio. 

El siguiente universo es el de Laura Rippa 

Cuadro caja, ventana, vidriera, muestran por fuera un marco de decoración barroca colonial. Iconografías de 5 países latinoamericanos de gran belleza se tensionan con las sombras encajonadas y siempre latentes de una “patria grande” azotada por las dictaduras que articuló el “plan cóndor” en el cono sur. En esta espacialidad interna susurra la figura regional de la llorona y el dolor de los lutos nacionales. Sobre cerámica colonial portuguesa se lee “fora Temer”. Son cuadros y a la vez objetos; casi altares, donde reposan nuestras historias sin olvido ni perdón.

3 Rippa

Detalles. “Brasil”, “México”, y en el centro “Lutito”. De la seria “Las Lloronas”. Laura Rippa. 

Y la última estación del recorrido es un espacio de piezas cerámicas y cuadros de aspecto
tridimensional con técnica de papercut y formalidad de diorama, a cargo de Cynthia Blaconá y Jimena Rodríguez,  dos artistas que en contra del individualismo que suele reinar en el mundo del arte, producen juntas y firman a la par.

Cerámicas que representan objetos pertenecientes al universo domestico de la costura que el patriarcalismo delegó a las mujeres; alfileteros, hilos, agujas, dedales y tijeras se mezclan con plantas medicinales (valeriana, caléndula, belladonna, la flor nacional de República Dominicana y una hermosa raíz de Mandrágora) que vienen del imaginario de la brujería y los conjuros. Al pie de un caldero con fuego se ve un libro íntegramente hecho en cerámica y en sus páginas de arcilla se lee el nombre de mujeres víctimas del genocidio femicida, asesinadas por sanos hijos del patriarcado. Todo descansa sobre patrones de moldería, se titula “corte de patrón”.

4 blacona y rodriguez

Detalle. “Corte de patrón”, Jimena Rodríguez y Cynthia Blaconá. 

Esta muestra me problematiza y por lo tanto me ocupa. Presenta una amplia variedad de
axiomas como la lucha de las mujeres por ocupar espacios con la totalidad de sus cuerpos y de sus historias, las presas políticas y víctimas del poder judicial patriarcal como lo es Milagro sala; como lo es Higui, que si bien recuperó su libertad luego de un fuerte levantamiento social feminista,  todavía no goza de la absolución que merece.

Manifiesta la relación de poder entre las dictaduras del cono sur con el imperio y la desaparición forzada de personas. El lugar de la mujer en este orden social que plantea el relato canónico. La mujer ama de casa, histérica, de pensamiento (ni siquiera razonamiento) carácter y accionar animal, la bruja, la que erosiona la moral católica occidental con las perversidades de su corporalidad obscena (que es ensalzada solo para el placer sexual del hombre heterosexual) y a la vez ceder en la dicotomía de ser solo un recipiente portador de vida y una máquina de criar hijos y mantener el orden del hogar en la intimidad de lo privado.

Todos estos disparadores que se dificultan para entender como unidad, que nos cuesta
comprender como una sola tecnología compleja, son engranajes que ponen a funcionar la máquina del heterocapitalismo. El relato oficial hegemónico nos lleva a pensar estos estos axiomas  como subjetividades aisladas, a través de múltiples campañas de egoísmo. Marketing que decae en su más cegada expresión y se resume en un slogan que suscribe a la manera cartesiana de vernos y ver al otre, la más triste frase: “no me representa”, casi como si se tratara de una mala interpretación de “lo personal es político”. Pero sería de una peligrosa inocencia pensar en malas interpretaciones cuando la balanza desmaya del lado del macho y sus privilegios.

Esta muestra invita a tomar partido en la sublevación ante el pensamiento unívoco de una realidad latente. Nos pone a reflexionar sobra la totalidad hermanada de estos preceptos que coartan las libertades de los pueblos, de las mujeres y de las comunidades sexo genéricas disidentes; en relación a las tensiones de poder de un mundo que aboga por la naturalización del horror y da cátedra de egoísmo ilustrado.

Podés visitar la exposición de martes a viernes de 10 a 18 horas y sábados de 10 a 19 horas en el Espacio Cultural Universitario (San Martín 750) hasta el 26 de agosto. 

 

1 Sabina Florio. Dra en Humanidades y Artes (UNR). Prof. Titular por concurso de Problemática del arte latinoamericano del siglo XX (FHyA). Artista plástica, docente, investigadora, curadora independiente y Directora del Centro de Estudios y Creación Artística en Iberoamérica (CECAI).
2 Laura Rippa. Lic. En Bellas Artes (UNR) y Prof. Titular por concurso de Grabado I (FHyA/UNR). BecaFundacion Antorchas “Taller de Barracas”, dirigida por Luis Benedit y Pablo Suárez, 1994-1995. Beca de intercambio C A C Piramidón, Barcelona, 1996.
3 Cynthia Blaconá. Lic. En Bellas Artes (UNR) y Prof. Sup. Artes Visuales (EPAV). Artista plástica, docente, investigadora y curadora independiente.
4 Jimena Rodríguez. Lic. y Prof. en Bellas Artes (UNR). Docente de nivel medio y superior, realizo estudios de Doctorado obteniendo becas de posgrado (CONICEFT). Expone desde 2006.

Deja un comentario