Por Karla Ojeda /  El colectivo trans se suma al reclamo por el joven desaparecido en Esquel. “Nuestras compañeras también fueron desaparecidas y ninguneadas” dice la activista. 

Nosotras, las chicas trans, las travas, las travestis, estamos organizadas y en lucha por la aparición con vida de Santiago Maldonado, así como peleamos por los travesticidios y la desigualdad. La lucha por la desaparición de Maldonado también es nuestra: no solamente porque nuestras compañeras también fueron desaparecidas y ninguneadas, sino porque todes vivimos en un país con un gobierno democrático, elegido por el pueblo. Y estas cosas no pueden pasar.

Nos sumamos al pedido de aparición con vida porque dentro del colectivo de la diversidad es a nosotras a quien más nos hacen hecho desaparecer a lo largo de los años. Remontándome a la dictadura militar, sabemos que dentro de las desapariciones de personas había también muchas chicas trans, de quienes no hubo registro, de quienes no se sabe demasiado.

Nos sumamos al pedido de aparición con vida porque dentro del colectivo de la diversidad es a nosotras a quien más nos hacen hecho desaparecer a lo largo de los años.

Yo no las conocí. Pero con mis compañeras sabemos que las persiguieron y desaparecieron. No hay registros, la poca información de esos años surgió cuando empezaron a organizarse los primeros colectivos de diversidad. Pero lo que sabemos alcanza: que nuestras compañeras sufrieron, que las desaparecieron, que sus familias reclamaron por ellas y que muchas veces ese reclamo cesó. Hoy todavía no se sabe qué pasó con ellas.

Maldonado Sole P

Por eso apoyamos el reclamo, porque a nosotras no nos reconocen, nos han negado por años, y esa también es una forma de desaparecernos. Nuestros cuerpos no son ni menos ni más que el del resto de los seres humanos. Nuestra manera de construir y modificar no deja de ser igual al del resto. Pero para el resto, cuando cambias y no respondes ni al sistema binario o los estereotipos impuestos, no encajas, no te dan cabida en ningún espacio y, como ser humano, te vulneran todos los derechos. No reconocernos como mujer o varón trans es una forma también de hacernos desaparecer.

Por eso apoyamos el reclamo, porque a nosotras no nos reconocen, nos han negado por años, y esa también es una forma de desaparecernos.

Nosotras, la chicas trans, las travas, las travestis, somos un colectivo. Nuestra lucha, nuestros cuerpos, nuestras construcciones nos dan una identidad. Santiago tenía la suya. Era un tatuador, un viajante, un militante y nadie tiene derecho a hacerlo desaparecer. Nadie puede desaparecer al otrx por su identidad, por ser distintx, por ser opositor, nadie puede desaparecernos como hicieron con nuestras compañeras trans, los 30 mil compañeros, sus hijos e historias. Nosotras, las chicas trans, las travas y travestis, luchamos y reclamamos aparición con vida, memoria, verdad y justicia como lo hacen nuestras Madres de Plaza de Mayo, las Abuelas, la Agrupación HIJOS.

Nuestra lucha, nuestros cuerpos, nuestras construcciones nos dan una identidad. Santiago tenía la suya. Era un tatuador, un viajante, un militante y nadie tiene derecho a hacerlo desaparecer.

Imagen portada: Emanuel Joel

Imagen nota: Sole Pellegrini

 

 

Deja un comentario