Por Martín Paoltroni / El flamante coordinador del Área de la Diversidad Sexual de Rosario, Martín Clapié, conversó con La Tetera sobre el plan de trabajo para esta nueva etapa signada por una profundización de los lazos territoriales. También se refirió al caso Pamela Tabares y el reclamo de la comunidad trans: “Esto nos marca un punto de trabajo”, aseguró.

Es viernes a la tarde y las oficias del histórico edificio del Correo Argentino donde funciona el Área de la Diversidad Sexual de Rosario lucen desiertas. Para muchos ha comenzado el fin de semana. Pero en el cuarto piso todavía hay actividad: con el rostro algo cansado el flamante coordinador del espacio Martín Clapié recibe a La Tetera a un mes y días de haber asumido en el cargo. Su llegada a la oficina ocurrió tras la partida de Noelia Casati después de permanecer diez años como responsable de las políticas públicas en materia LGTBI. Por aquellos días ocurrió también un hecho trágico que puso de relieve históricos reclamos de la comunidad trans: el asesinato de Pamela Tabares significó un punto de inflexión en plena transición de las autoridades. Con el mate listo y la verborragia que lo caracteriza, el funcionario ensayó algunas respuestas a los principales temas que aparecen como emergentes de la comunidad LGTBI rosarina.

 ¿Cuál es el plan de trabajo del Área de la Diversidad en esta nueva etapa?

Venimos a plantear un proceso de profundización de los objetivos esenciales de la creación del Área. Esto tiene que ver con  transversalizar las políticas de diversidad sexual en el municipio  y el gran desafío es tener más contacto con las instituciones territoriales. Que puedan apropiarse de un montón de políticas, definiciones y herramientas para tener otra calidad de trabajo.

Es decir que el Área comenzará a tener presencia en los barrios a través de las vecinales, los centros de salud…

Tener más presencial territorial. Hay algo en lo que Noelia (Casati) trabajó mucho y muy bien en estos años y es tener contacto con los Centros de Convivencia Barrial (CCB) , los Centros de Salud, y nosotros entendemos que eso hay que profundizarlo un poquito más. Por ejemplo, se acerca una chica trans al centro de salud que tiene más a mano y dice ‘quiero tener mi DNI y no sé cómo hacerlo’, bueno la idea es que no dependa esta institución de llamarnos por teléfono a nosotros y preguntarnos cómo se hace, sino que esta información esté al alcance del profesional y sea parte de sus conocimiento habituales.

“Se acerca una chica trans al centro de salud que tiene más a mano y dice ‘quiero tener mi DNI y no sé cómo hacerlo’, bueno la idea es que no dependa esta institución de llamarnos por teléfono a nosotros y preguntarnos cómo se hace, sino que esta información esté al alcance del profesional”.

Ustedes proponen una instancia de formación

Yo no lo dejaría sujeto solo a la formación, porque eso lo podemos hacer cotidianamente y no garantiza la tranversalización de las herramientas. Creo que tiene que ver con seguir acercando la temática para que de alguna manera sean significativas, más allá del  bagaje informativo. En este sentido, me parece que en el ejercicio cotidiano y del trabajo articulado es que se construyen estas cuestiones.  Por eso en esta nueva etapa estamos pensando en un equipo que va a pasar muchas menos horas en la oficina, y más tiempo en el Centro de Salud, en el Centro de Convivencia Barrial. Además – y esto te lo digo como movimiento – hay una debilidad porque la mayor parte del trabajo en diversidad sexual sucede en el centro, pero tiene poco impacto en los barrios. Y no es porque en los barrios no haya personas de la diversidad, por eso nos parece importante que una consecuencia de este trabajo sea la generación de nuevos procesos asociativos en los barrios.

DSCF6112Martín Clapié durante la presentación del Gabinete Social de la Municipalidad de Rosario

 

El asesinato de Pamela Tabares visibilizó una situación que la comunidad trans viene denunciando hace muchos años. ¿Qué evaluación haces del reclamo de las chicas trans cuando dicen que “el estado no llegó a tiempo”?

Hay que tomar como punto de partida esa valoración en relación al rol del estado en la diversidad sexual a lo largo de la historia. El colectivo LGTBI no ha sido política de estado durante muchísimos tiempo, hace diez años que iniciamos un proceso aquí en la ciudad de Rosario, donde los objetivos de los primeros años de trabajo tuvieron que ver con la perspectiva que se tenía del tema y a medida que fue pasando el tiempo se fue ampliando la posibilidad de pensar una intervención. Entonces sí podemos pensar que hay una gran responsabilidad del estado en tanto y cuanto no se garantizaron un montón de procesos de institucionalización de muchas personas. En este caso puntual, no tuve la oportunidad de acompañar el proceso de trabajo que se hizo con Pamela, por lo que sería muy injusto de mi parte hacer una evaluación. Sí me parece que siempre que estamos hablando de intervenciones con algún nivel de complejidad nos podemos encontrar con que, incluso las intervenciones mejor planificadas, pueden fracasar porque todo abordaje de alguna situación social están sujeto a múltiples factores. Pero sí hay cuestiones que son claras y concretas: si las compañeras trans están planteando este tema, no lo están planteando de la nada. Sin lugar a dudas hay que sostener esta voz y estar atentos y esto nos marca un punto de trabajo. Por otro lado, la muerte de esta compañera trans, marca que tenemos que revisar un montón de puntos de intervención. Este ejercicio de seguir revisando todo lo que hacemos lo vamos a tener que sostener constantemente porque seguramente habrá dificultades para que el impacto buscado con algunas intervenciones sea el que después se consiga.

20170728_100859Comunidad Trans durante la protesta por el asesinato de Pamela Tabares

¿Hay problemas de recursos económicos o de equipos de trabajo en el Área?

No es con lo que yo me encontré. Sí de todos modos entiendo que estamos pensando una nueva apuesta y una profundización de una línea de trabajo lo cual a mí me implicó generar un diálogo hacia el interior de la secretaría para potenciar el equipo y los recursos para poder trabajar, y puedo decir que no me encontré con una puerta cerrada.

¿Van a pedir la incorporación de las cinco personas trans que corresponden al año 2016 de acuerdo a la ordenanza de cupo?

En relación a cupo laboral trans, esto compromete a la Dirección General de Personal, junto con el Sindicato de Trabajadores Municipales que hacen un acompañamiento del proceso. Para el Área fue muy importante acompañar este desarrollo  y fue un eje que Noelia (Casati)  trabajó muy fuertemente y porque además se trata de un logro de las organizaciones de diversidad sexual. Por eso estamos buscando las entrevistas con la Dirección de Personal para saber cuándo podemos abrir el cupo, y estipular determinados plazos para garantizar ingresos, porque además la experiencia ha sido más que muy exitosa. De los cinco ingresos que se hicieron ahora, sin contar las personas que ya están trabajando en el estado, están haciendo un desarrollo excelente. Sin embargo todavía no tenemos una fecha de cuando se volverá a abrir la convocatoria. De todas formas no podemos hablar del períodos, el último ingreso tiene fecha de julio de 2017, y según lo que veníamos hablando en un mediano plazo debería volverse a abrir, pero no tenemos una fecha cierta.

“Estamos buscando las entrevistas con la Dirección de Personal para saber cuándo podemos abrir el cupo, y estipular determinados plazos para garantizar ingresos”.

¿Se van a reactivar los protocolos de inserción laboral para personas trans en el ámbito privado?

El día que hicimos la presentación del Área le dedicamos un capítulo, sobre todo porque estaba presente la gente de la Secretaría de Producción y con ellos recuperamos esta instancia. Fue una experiencia muy buena, pero se desarticuló porque cambiaron los actores con los que se venía haciendo. En aquel momento se desarrollaba con una pata de nación, una pata de provincia y una pata de la municipalidad. A partir del rotundo cambio que hubo en relación a cómo pensar las políticas de inclusión en la nación, se perdió un interlocutor y se interrumpió la continuidad del proyecto. Hoy estamos iniciando un diálogo para construir un proceso entre provincia, municipalidad y organizaciones sociales para reconstruir este proyecto. Quizás no fueron centenares las personas trans que ingresaron a trabajar al sector privado, pero las que lo hicieron están haciendo excelente recorridos. Además hay algo muy claro: cupo laboral trans tiene un límite y no podemos pedirle a unx trans que se quede esperando diez años hasta poder ingresar al estado, por eso tenemos que buscar estas respuestas hoy.

Imágenes Martín Clapié: Prensa de la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad de Rosario

 

Deja un comentario