Juan Pablo Di Lenarda Pierini es de Rosario. Estudiante de Ciencias Políticas y fotógrafo de la disidencia, ha publicado sus textos en (Di)sentires, primer antología poética LGBTTIQ de Rosario, y a fines de diciembre sale publicada su primer novela: Le Balcó.

Movete Humano.


“La próxima vez que nos veamos quiero que sea porque me moviste el departamento a timbrazos” le dije con la boca seca y enrollando un dedo en los pelos oscuros de su pecho. Sí, quiero que vengas sin avisar, sin escribir, sin dudar, casi sin pensar. Sí, quiero que tu cuerpo levite a través del cemento caliente y llegues a casa para bajarme el timbre y moverme. Sí, quiero que me muevas el departamento a timbrazos y que mi corazón lata bien fuerte, que mi sangre oscura se trasluzca en la piel clara. Sí, quiero dudar si debo bajar al mirarte por el visor y correr a lavarme los dientes, para después bajar nervioso y mal peinado por tu caída inesperada. Para que, en fin, me muevas, y sentirte un poco más humano. ¡Acá estoy!

Lo común.

Estaba ahí, a las penumbras de los cigarros armados de un par de bohemios que apenas han ojeado Kafka y creen que el amor es el último polvo, la última y tibia nalgada, o el mísero beso en la puerta de un departamento sin balcón y con vecinas veteranas.
Ahí con una copa de vino barato, estaban esos que le escriben al dolor, y también un poco al amor, porque se encaman y se encarnan hasta en lo más húmedo del bóxer, mi bóxer y tu pija, tu cara y mi pija, el caluroso eructo de ambas pijas, la lava blanca de nuestros sexos imperfectos, e incluso el cigarro, sí ese cigarro comunista que gira entre nuestros veinte dedos después de marcarnos los cuerpos a besos y perdernos entre las caras arrugadas de placer, porque todo acaba, y el mundo parece más bonito aún.

Ovejas rosas, ovejas negras.

Por la lluvia la ciudad desespera
Por la lluvia la soledad desespera
Por la lluvia el guasap desespera

Las gotas bailaban entre chapas 
calientes
brujas
todas húmedas.

Mi cuarto está lleno de ovejas negras resilientes a la adversidad
y vos sos todx rosa.

Ojalá que cuando no tenga nada y llore
tús palabras me hagan crecer y gritar, pero nunca callar.

Porque dormir como vinimos al mundo todas las noches con vos
a veces me hace olvidar de que hasta ganó Macri.

 

 

Ilustración Ismael Alvarez. Instagram: @Ismi

Deja un comentario