Por Laura Hintze / La película narra el viaje a Colombia de Norma y Cachita, el primer matrimonio igualitario de Argentina, en su regreso a la tierra donde se conocieron. La Tetera dialogó con sus directoras en la previa a la proyección.

Juntas es un concepto, y una película; una forma que alguna vez tomó el tiempo, y una película; un proceso y un deseo, y una película. Las cinco letras tratan de abarcarlo y trascender todo: las fronteras, la vida, el cine, el amor. Pero también, y que valga la redundancia, es una película: la que cuenta sobre dos mujeres, Norma y Cachita, que todxs conocimos a través de las cámaras y del primer “Sí” de mujeres tras la aprobación del Matrimonio Igualitario. El documental experimental de Laura y Nadina fue en busca de eso: contar sobre dos mujeres que todxs conocimos pero que son más que el relato coyuntural. Son también dos personas de más de 70 años que se aman, que se dan besos y toman mate, que hablan de Perón y los problemas de salud, que se quedan durmiendo en un colectivo, que van hasta allá, Colombia, a buscar ese punto donde todo comenzó.

Nadina Marquiso y Laura Martínez Duque están sentadas en un sillón. Frente a ellas, dos periodistas y dos espectadoras escuchan lo que tienen para decir. El mate circula sin pausa, mientras Laura, colombiana, da sorbos de un café que poco la intimida frente al calor. Sobresale la risa del encuentro y el concepto puesto en cuestión se materializa: será una entrevista, será que pocas nos conocemos, pero estamos Juntas y hay preguntas y respuestas que nos convocan. También está la película: Juntas vino a Rosario y se proyectará en COAD (Tucumán 2254) este jueves a las 18.30. Es la primera vez que se mostrará fuera de un festival.

La película que quiso estar protagonizada por Norma Castillo y Ramona Arévalo (Cachita) llevó apenas un mes de rodaje y dos años de montaje. La única financiación que tuvo vino desde Colombia, del Instituto Proimágenes, y alcanzó para ese mes: viajar con Norma y Cachita a Colombia y vivir un mes con ellas allá. Antes de eso, Laura y Nadina habían habitado a lo largo de un año la zona de Parque Chas, donde viven Norma y Cachita, y entre las cuatro se conocieron, tomaron confianza, buscaron la historia. De ese año hay apenas una escena en el producto final.

00 Juntas_

“El proceso de escritura de la película se dio en el montaje. Tuvimos una primera versión, muy distinta a la de ahora. Fue cuando terminamos esa primera que empezamos a escribir y pensar qué es lo que queremos. Y decidimos ir más a lo experimental. Ahí aparecimos nosotras en la historia”, cuenta Laura. “Nosotras contamos una historia de amor y celebración. Entonces pensamos cómo nos ubicamos nosotras, dos mujeres lesbianas, a la hora de contar eso. Fue a través de esa idea que llegamos a lo disruptivo”.

Pero antes del montaje estuvo la filmación: un año en casa de Norma y Cachita, un mes en Colombia. “Fue en ese primer proceso que nos dimos cuenta que no queríamos mostrar lo que siempre se muestra de una pareja. De a poco, fue apareciendo la idea del viaje como dispositivo, como gran eje y disparador de otras escenas. Cuando se dió y pudimos viajar, sentimos que esa era la forma de la peli y nuestra forma de mostrar a Norma y Cachita: el vínculo entre ellas y el vínculo de ellas con Colombia”. Juntas reúne también dos países: Colombia y Argentina, los países de donde son Laura y Nadine. Tal vez, sin esos puentes extraños – tal como definieron ellas – no hubiera película posible. O al menos, no esta forma de estar Juntas.

La película se viene proyectando en todo el mundo. Paris, Colombia, Portugal, Argentina. En COAD será la primera vez que está por fuera de algún festival. Los múltiples públicos llevaron a que las reacciones frente a la experiencia de este documental sean también infinitas. “Cada vez que vamos a una proyección, es como si fuera la primera vez que la vemos: se completa con la visión del público y es una triangulación extraña. Aun ahora vemos una película diferente cada vez que la vemos”, dicen las directoras. Las dos coinciden que una vez que tiene otro público, la película deja de pertenecerles. Cada quien disfruta y siente y mira a su manera, “Las interpretaciones ya no tienen que ver con lo que viste, quisiste decir, quisiste mostrar, sino con lo que el espectador propone, completa. Incluso no tiene que ver con un análisis posterior, sino tal vez es una risa que aparece y te desarmó un plano que vos habías pensado con una intención. La película empieza a multiplicarse y eso es lo lindo”.

Laura y Nadine hablan de la película a través del tiempo, iluminadas tal vez por esa lejanía con la producción y el montaje. Sentadas en un sillón, vuelven a lo mismo: Juntas es la forma de celebrar la reunión y el vínculo. “Fueron años de un proceso de nosotras como directoras frente a la película, pero también fueron años de nosotras con Norma y Cachita en el plano de la vida. El cine es la vida y la vida es el cine, esos planos se van cruzando en estos procesos de documentar, que son diferentes a los procesos de ficción. Esta es una película sobre una pareja de mujeres y a esa historia sólo accedes con tiempo compartido. Todo eso encierra la palabra Juntas. Es la vida, y en el medio, una película”, dice Nadine. Laura la completa: “También es un concepto que encierra el género, a las mujeres, se escucha como un mantra que convoca e invoca un poder femenino”.

“Juntas” se proyecta hoy en COAD (Tucumán 2254) a las 18.30 horas.
Imágen portada: Infojus Noticias

1 Comment

Deja un comentario