Por Gabi Menichelli / En las vísperas de su cuarto aniversario, BIFE nos adelanta el lanzamiento de “Adentro”, su tercer disco. En esta charla, el dúo punk-cumbiero-arrabalero más power del condado, habla de todo con la Menichelli.

Se conocieron cantando tangos a los gritos en un centro cultural porteño y a fines de 2013 crearon BIFE. ¿Quién no conoce a Ivana y Javiera? Sus letras cuestionan el amor heteronormativo, el deseo y los vínculos. Como dicen en la presentación de su página web, BIFE es todo lo que puede ser entre Leo Maslíah, Liliana Felipe, Susy Shock, Los Auténticos Decadentes, Miranda, El Cuarteto de Nos, Krudas Cubensi y Kumbia Queers.

¿Qué los moviliza a escribir sus temas?

J: Supongo que lo mismo que a cualquier banda. Son las cosas que charlamos, en las que pensamos. Por otra parte es una manera de canalizar un montón de sentimientos y sondar un modo de comunicarse, intentar establecer una vía vincular con los demás.

I: La política, la sociedad, el mundo, la muerte, el deseo, ¿qué hace unx con esas cosas? Nosotres, canciones.

Muchas de sus canciones son tangos o cumbias, géneros con mucho contenido machista y misógino pero ustedes dieron vuelta la cosa, ¿qué se siente reapropiarse de estos ritmos?

J: Esa fue una de las notas directrices en la fundación de BIFE. Quisimos hacer justamente eso que decís, y además de ser divertido, lo que se siente es cierta impunidad. Hay un montón de zonas que forman parte del circuito de opresión que no están custodiadas por la policía. Como por ejemplo cantar un tango no machista, o en vez de tener celos ser feliz. Nos cabe todo eso.

Mi canción favorita es Gato gato, creo que me sentí extrañamente identificada la primera vez que la escuché en Rafaela, ¿es común que la gente se identifique con sus temas?

I: Es re loco porque la gente que se acerca después de los shows a charlar sobre las canciones es muy diversa. Hay personas de diferentes edades y contextos que se identifica y le resuenan las letras en su cotidiano, desde gente que nos cuenta de vínculos que se modificaron a partir de escuchar nuestra música o de que pudieron entender mejor, o reirse o abrir diálogos con sus parejas o familias de temas que no sabían como abordar. Es muy movilizante todo eso, y además es un ida y vuelta, como nos pasa con las socorristas en red que son nuestras ídolas y cada vez que viajamos y nos encontramos con las socorristas de cada ciudad y cantamos Rosa Rosa pasa algo zarpadamente mágico.

¿Qué sienten al gritarle a este sistema heterociscapitalista y patriarcal las realidades de los otres, de las otras formas de ser y pensarse que no son la que nos quieren imponer? ¿Cómo reacciona el público?

I: Es que las canciones vinieron primero y el análisis después. Básicamente no se cuan conscientes éramos ser ser lxs otrxs antes de empezar. Queríamos decir cosas que nos hicieran sentir cómodxs.

J: El público en general se divierte y después le dan ganas de charlarnos. Eso es muy satisfactorio para nosotrxs.  Y lo más lindo es que pasa eso mismo con público muy distintos, de distintos palos: en un boliche con cumbia, en un teatrito con los tangos, en una rockería.

Es dificil no preguntarles qué opinan sobre la consolidacion de la derecha en el país, ya que la mayoría de sus canciones tratan temas con un profundo debate político, como los femicidios, el aborto, el poliamor. Entonces, ¿qué estrategias adoptan como artistas para sobrellevar y luchar contra el retroceso cultural?

I: Seguiremos haciendo canciones.

J: Sí, no sé si hay un progreso o un retroceso. A nosotrxs hay muchas cosas que no nos gustan y otras que sí, antes, ahora y supongo que siempre. Aportamos nuestro puntos de vista, nuestras dudas, nuestras indagaciones. Y buscamos una complicidad también, una compañía, afinidades.

A lo largo de estos años, han participado de un montón de marchas del orgullo, encuentros, festivales y del ENM, ¿cómo ven el crecimiento de estos espacios?

J: La adversidad en muchos sentidos multiplicó los grupos de resistencia cultural y sus expresiones. Una de las cosas más lindas de hacer BIFE es encontrar por todas partes, provincias, ciudades y países vecinos, muchísima, muchísima gente íntimamente afín y trabajando intensamente por lo que creen más copado. Mucha más gente de la que podría llegar a imaginar desde Buenos Aires mirando facebook y ni que hablar la tele.

Ya tienen dos discos grabados, ¿para cuándo el tercero?

J: Nuestro tercer disco se llama Adentro y consta de once temas en una amplia gama de géneros que incluyen el tango, la cumbia, el reggae, el vals, la zamba, la chacarera y algunos floclores vecinos que tomamos prestados de Brasil y Uruguay. En un plan bastante más minimalista que lo que implicó la megapropuesta de TODA, en Adentro trabajamos con la coproducción artística de Pato Smink, amigo, amante, Dj, productor y percusionista electrónico que dio a todo el material la identidad sonora que estábamos buscando. Las temáticas que aborda el disco implican una continuación a lo que viene haciendo BIFE en sus álbumes anteriores, con algunas nuevas perspectivas y unas cuantas sorpresas. Estamos muy ansioses de compartir Adentro con todo nuestro público, pero afortunadamente ya falta poquito para que suceda.

I: Idealmente antes de fin de año tendremos el material nuevo en las redes así se disfruta durante el veranito y la idea es presentarlo a partir de marzo de 2018 en todos los escenarios posibles.

¿A dónde podemos comprar sus discos o bajar sus canciones?

Discos en formato fisico llevamos siempre con nosotrxs a los shows, y nos ayudan un montón cuando nos los compran, nos ayudan a subsistir y seguir haciendo más música. En formato digital se pueden comprar los discos enteros, o por temas separados o incluso la discografía completa con un 35% de descuento por Bandcamp, y también nos beneficia cuando nos escuchan en Spotify, o si nos incluyen en una lista por ejemplo. Además toda nuestra música está libre para escuchar tanto en Bandcamp como en YouTube.

Redes

Twitter: @somosbife

https://somosbife.bandcamp.com/

https://www.facebook.com/SOMOSBIFE/

https://www.instagram.com/somosbife/

Foto: Lu Linares.

FLYER

 

Deja un comentario