El calvario de ser heterosexual

Por Gabi Menichelli / La Secretaría de Derechos Humanos lanzó una consigna un tanto particular pero esperanzadora para todos aquellos que sufren de heterosexualidad. Los riesgos de vivir en una sociedad anarcozurdomapuchefeminazista.

Conmovidos y a la vez soprendidos con este gesto tan inclusivo de parte del Gobierno Nacional, muchos heterosexuales se sintieron un poco más representados y con menos miedo al salir a la calle. No olvidemos el calvario que es ser heterosexual en esta sociedad anarcozurdomapuchefeminazista. La semana pasada, en una localidad de una provincia del norte, un grupo de maricones habría intentado sustraer por la fuerza la virilidad de un hombre para corregirlo. Al grito de “vení papi, no te dejo ni los huesos” los carolos carroñeros habrían acechado a su indefensa y heterosexual presa, que logró escapar de semejante hecho de fechoría gracias a un señor polícia que estaba mandando un mensajito en esa esquina.

Ya lo dijo Martín Bossi, qué díficil es ser heterosexual.

En la actualidad hay países en donde las prácticas heterosexuales son penadas con la muerte y también se conocieron campos de concentración para heterosexuales, aunque en numerosos países esta situación pudo ser revertida gracias a grupos de heterosexuales que se aliaron, cansados del abuso policial, de las redadas de los bares “heteros” y que los metan presos por su sexualidad, resistiendo así la opresión.

Straight-Pride-Parade

Hoy ha sido un día para rememorar toda la lucha heterosexual por sus derechos, esa eterna lucha contra la palabra paki que suena tan despectiva para sus oiditos tan sensibles. Aunque también, los mas valientes y politizados se hayan rearopiado de ese insulto y revertido su carga injuriosa que el cruel sistema heterofobico descarga sobre su identidad disidentes. Muchos de ellos echados de sus hogares desde muy jóvenes y obligados a vivir en los márgenes, encontraron una familia en sus pares. “Necesitamos un gobierno que flexibilice para nosotros también” declararon los heteroflexibles. La heterosexualidad siempre ha sido una victima de este sistema macabro y sodomita que ha convertido la palabra hetero en uno de los insultos preferidos en todos los escenarios posibles. El “Hetero de mierda”,  se usa para denigrar a cualquiera por cualquier motivo que hasta los mismos heterosexuales lo utilizan sin poder comprender la carga negativa del insulto.

Boludín Paje, fiel apóstol de la causa heterosexual, también se manifestó esperanzado: “Todas las sexualidades son correctas pero más la heterosexual” declaró con un poco de temor a que una turba iracunda de minas en tetas le corte el falo en un tipo de ritual del despótico régimen. Remarcó también la dificultad de conseguir trabajo de las personas heterosexuales en este imperio tan multicolor como su bandera pero tan oscuro como sus practicas sexuales.

PINTADA-MACRI-HETERO-1-1

Los crímenes de odio hacia los heterosexuales han ido aumentando a lo largo y lo ancho del país. Resulta extraño pensar que solamente por su condición de heterosexual se decide arrebatar una vida. La heterosexualidad es muy frágil y es el bien más preciado de algunos, que aunque no lo parezca se puede perder en una noche de borrachera.

Contadas con las manos de los dedos son las películas y canciones de amor que hablan de la heterosexualidad, una minoría constantemente invisibilizada por la ola de glitter y sida, con fuertes ráfagas de fetitos abortados, pero hoy la balanza se empieza a equilibrar y todas las sexualidades son un poco más respetadas y menos impuestas con propaganda queer desde la más tierna infancia.