Una nueva generación de drag queens organizadas parecen asomar las garras y el zapato armadillo en la ciudad de Rosario. Para destronar prejuicios hechos carne hacia el interior mismo de la comunidad LGBTTIQ+ y para encuadrarse en el escenario de las disidencias sexogenéricas, esta entrevista nos trae la voz de cuatro dragas contemporáneas: Galadriel Dunros, Limma Limmón, Beige y Elfo Domesticx.

 

¿Cómo se vive el acto político performático, desde la pobreza material que nos sustenta, en una realidad latinoamericana y una Argentina masticada medularmente por el Leviatán del necroliberalismo colonial?. Una instantánea de la escena local Rosarina y un poco de destape de olla de las privacidades personales, porque nos encanta el vapor de todo lo que está en ebullición.

¿Qué es el drag y cómo estas propuestas – que tuvieron un apogeo generacional en las subculturas under de los ‘80 entre grupos sociales como la comunidad transgenero, gays latinos y afroamericanos en Estados Unidos – pueden pensarse en la actualidad latinoamericana, desde el aquí, desde el ahora y en la pobreza material que nos sustenta?

  • Yo siempre intervine como performer desde lo sociopolítico. Siempre sentí la necesidad de actuar en cuanto a lo que veía y sentía, fenómenos como la Iglesia pateando en contra de nuestras comunidades. Eso te impulsa a sacar lo que tenés adentro. El drag me ha mostrado una parte estética hermosa pero también subversiva. Por ejemplo, veníamos caminando para acá y la gente quedaba anonadada cuando nos veía, deformada la cara por el piso. Es hermoso hacer sentir eso.
  • También es romper el binarismo. Cuando te pega este bichito de querer montarte te dan ganas de hacerte más visible todavía.
  • Yo pienso que el drag es una forma de arte y por lo tanto una expresión política. Rompe con la codificación binaria de los géneros. ¿Porque no pueden las mujeres vestirse como hombres y los hombres como mujeres? Podría ser todo más fluido.
  • También hay como una serie de requisitos hegemónicos establecidos, respecto a si una usa peluca o no, si te parecés a una mujer o no. Son normas que hay que abandonar.
  • No es necesario remontarnos a Estados Unidos para encontrar el principio del drag. Creo, sostengo, que el drag se remonta a China, a Japón con el Kabuki, a Grecia en las fiestas dionisíacas y a la edad media. No le demos otro título a Estados Unidos porque tampoco se lo merece, rompamos con eso. Yo incito a la gente a que vayamos a lo local. Hay un registro de finales de los ‘80 en Rosario, somos pioneros también en este arte.
  • Me gusta también ese drag español, sin género. Yo preferiría ver una vez al año el carnaval de Palmas a ver RuPaul. No digo que no sea una forma de arte, sino que se encierra en el capitalismo de mostrar estéticas de consumo.

¿Qué les motiva a hacer drag?

  • Disfruto de ponerme los tacones y salir a hacer performances.
  • Hay algo del preparado, el maquillaje, el vestuario. Nunca sabes cómo vas a quedar. A veces decís “no me gusta, no me gusta, no me gusta” y cuando terminás quedás divina y ya estas preparada para salir a pegarle una patada a un macho.
  • Amo a mi abuela, mi drag tomo mucho de ella. El humor escatológico que uso se debe al tiempo que paso con ella.

¿Se siguen manteniendo vivos estos ideales de lucha que se posicionan frente a la exclusión social, la marginalidad y la pobreza?

  • Yo al drag, como plataforma de militancia, lo he visto en pocos. Por lo general el drag se toma como algo mas estético: “¡sos una belleza!”. Sí, sí, soy una belleza, pero también podés deconstruir cabezas.
  • La forma en que elaboramos vestuarios suele estar ligado al desecho, a lo trash, a construir con basura. La camada de Hollywood y de Elektra Trash lo hacen. Emmanuel Joel que pertenece a nuestro grupo, agarra algo de la calle, de la basura y ya lo convierte en un casquete. Eso es hermoso, poder transformar la realidad de manera estética. También está la feria o pedir, sacar cosas del ropero de mis amigas. Acumulo, reutilizo, voy pasando por diferentes etapas estéticas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

¿Sigue existiendo esa necesidad de construir un significado propio para el imaginario de familia que se inspira en la revolución sexual de los ‘60 y que el movimiento drag retoma?

  • Para mi sigue existiendo, es algo que nunca se va a dejar de dar. De acá a muchos años vamos a seguir siendo marginades. Si no nos ayudamos entre nosotras, ¿quién nos va a ayudar?
  • Nos encontramos con chicas excluidas de sus senos familiares. Nos agrupamos por comprensión. Somos una familia que, por una cuestión mística, nos teníamos que unir. Somos todas bastardas. A nosotras nadie nos hizo, nosotras nos hicimos solas.

¿cómo influye en ustedes el contexto necroliberal que atraviesa Argentina y el Cono Sur?

  • Significa seguir bancando la parada. El teatro independiente la está pasando re mal y la mayoría somos todas teatreras.
  • Hacer esto significa seguir manteniendo visibles algunas cuestiones. No entra en la entrevista todo lo que tenemos para decir
  • Acá voy a volver al ejemplo de mi abuela. Ella tiene 70 años, pasó por democracia y pasó por dictadura. Esto es un error que cometemos como argentinos, que dejamos que vuelva a suceder lo mismo. Eso nos convierte en una sociedad que no progresa, nos torna cíclicos. Ahora estamos de nuevo adentro del FMI. Mi abuela ya vivió eso también. Es una realidad que me atraviesa y como soy artista es algo que tengo que decir. Este neoliberalismo nos está destruyendo hasta niveles emocionales. No tenemos ni siquiera acceso a los frutos de nuestra propia tierra. Vos, de repente, no tenés para comer, pero no podés ir a un campo de frutas a agarrar un racimo de uvas, tenés que ir como un pelotudo a una verdulería. Lo tenemos naturalizado. El planeta es en sí mismo propiedad privada. La soberbia nos hace querer más para ser “mejores”. Creamos un sistema que abusa de nosotros mismos. Ahora se están preocupando por ocupar el espacio en el universo, tipo Star Wars. Donald Trump es una caca. Dejen de romper los huevos. Déjenme comerme una pija cuando se me antoje. No tengo porque bancarme bombas atómicas, rayos láser. No sé dónde vamos a llegar. Las Bistecs lo dijeron: “la galaxia es el futuro”.

¿Están organizadas?

  • Hay algo que se está moviendo, armamos un grupo y va creciendo. Se está dando, nos estamos conociendo, analizamos como funcionamos en grupo.

¿Tienen nombre?

  • A.D.O.R.A. Asociación Dragas Organizadas Rosario y Alrededores.
  • Para mi es ADORÁ. Imperialismo criollo, la drag tiene eso de dar órdenes y organizar.
  • Me encanta que estamos organizadas y en gremio. Hace dos años atrás éramos un par en la marcha del orgullo y algunas ni siquiera de Rosario.

¿Piensan escribir algún manifiesto drag que las aúna? ¿Qué piensan que debería decir ese manifiesto?

  • El otro día lo estábamos pensando.
  • No competirás con tu hermana debería decir.
  • Ir bancando todas las luchas al pie del cañón.
  • Debería decir “¡vamos por todo!”. Porque el arte sana y cura, hace cosas que no hacen las ciencias. El arte te saca de la miseria. Lo escuchamos de Marta Minujín y no le damos bola.

¿Qué piensan de estos nuevos espacios que dan lugar a las dragas en noche rosarina?

  • ¿Dan lugar? ¿O se aprovechan?
  • Muchos locales en la noche se aprovechan. Por eso nos organizamos. Queremos ser obreras del drag, con sindicato, mameluco y taco.
  • Hay lugares donde te dan el espacio en base a una competencia que no es paga. Tampoco te tratan bien. El único beneficio es un premio, pero hay un montón de dragas compitiendo.
  • A mí eso no me gusta. Yo estoy acostumbrada a que los heterosexuales me paguen, sino ¿qué cosa es esa?
  • Hay muchos espacios que nos dan laburo, pero también hay que dejar de traer tanto de Bs. As. para que trabajen acá y que nos seleccionen a nosotras. Que no se abusen. Algunos no nos dan ni para un pedazo de pan, ni para el bondi. Nos hacen hacer un show ad honorem, nos tienen a boca seca, no nos dan ni para tomar.

¿Se sienten más cómodas dragueadas? ¿Hay alguna característica de sus personalidades que adquieran al hacer drag con la cual no cuenten en su vida diaria?

 

  • Me siento más segura y más predispuesta con la gente.

¿Cómo cuando estás borracha?

  • Claro, pero sin estarlo

¡Me encanta! Directamente con drag te emborrachás. Más barato. Bueno, no sé si más barato…

  • Yo empecé haciendo performances y siempre sentí que mi yo tenía otro yo. No me considero drag porque no me gusta entrar en cuestiones de etiquetas.
  • Mi drag es un personaje que no tiene nada que ver con mi persona, me permite tener otro alcance. Traspaso barreras de sociabilización. Modifica en mi la manera de transmisión de mensajes. Puedo hacer catársis y canalizar. Mi drag es un medio, un cuadro, una pieza. Trabajo con el humor, porque es la forma más sana de poder asimilar las cosas. Asimilar no significa dejar de luchar porque, de lo contrario, solo nos queda humillarnos.

¿Cuál es su referencia drag?

  • Referentes locales que vinieron antes de nosotras como Elektra Trash, Acqua Queen, Hollywood.
  • En Rosario estamos unidas entre nosotras, pero no a nivel país.
  • En lo comercial RuPaul y sino por otro lado estamos las monstruas

¿Cuál es su primer recuerdo de hacer drag?

  • Cuando era chico andaba siempre con un turbante en la cabeza y usaba tacos.
  • Cuando era chica siempre recuerdo que me quería vestir de Manuelita, quería ser una tortuga, ponerme la ropa de mi vieja.
  • Yo fui marica desde chiquita.

¿Qué las erotiza?

  • Le preguntás a una drag que tiene mucho apetito sexual, soy ninfómana.
  • El fisting
  • Mi fetiche es ser dominatrix
  • Un cuerpo masculino con lencería de mujer tipo Candy Ken.

¿Tuvieron sexo montadas alguna vez?

  • Tres veces lo he hecho y con clientes. Dos de esas veces me habían contratado para hacer bailes privados, toda montada, obviamente, provocativa y escandalosa.
  • Es una fantasía a cumplir, pero pertenece más al terreno de mi identidad de género y lo debería trabajar conceptualmente.

¿Las dragas en qué medida perciben el machismo estructural dentro del mismo colectivo LGBTTIQ+?

  • Por supuesto que hay discriminación en el mismo colectivo. El ‘mascXmasc’ en el perfil de Grindr no es casualidad.
  • Te advierten en los locales que no vayas a hacer escándalo en la puerta porque la gente puede tomarlo mal. Manejan el horror, siempre lo han hecho.
  • Recién veníamos por Avenida Pellegrini montadísimas y pasan dos maricas, nos miran y se cagan de risa. Uno se pone las manos tapándose los ojos y hacen un gesto de “no” con la cabeza. Así que, claramente hay machirulos y conservadores. Lo puto no quita lo facho.

 

Para ustedes: ¿Hay que luchar por las disidencias sexogenéricas o por la destrucción de los conceptos de género?

  • Por la destrucción de los conceptos de género. (aplausos cerrados)
  • Seguimos inventando nombres.
  • Mi genero fluye, depende de cómo me levanto.
  • Yo me siento más femenina, no encuentro rasgos de masculinidad dentro de mí.
  • También hay que dejar de romper los huevos.

Contacto de la agrupación y de las dragqueen entrevistadas:

Galadriel: https://www.instagram.com/heladark/?hl=es-la

Limma limmón: https://www.instagram.com/limmalimmon/?hl=es-la

Beige: https://www.instagram.com/e.beige_/?hl=es-la

Elfo Domesticx: https://www.instagram.com/elfodomesticx/?hl=es-la

A.D.O.R.A. https://www.instagram.com/adoradragas/?hl=es-la

PH para La Tetera: Orne Avedikian

Galeria de fotos:

Deja un comentario