Paulón: “Esto se resuelve con el macrismo fuera del gobierno”

A pocos meses de dejar la Subsecretaría de Diversidad Sexual de Santa Fe, Esteban Paulón habló con La Tetera y dijo que “probablemente” votará por Alberto Fernández”. También opinó sobre la llegada de Amalia Granata a la legislatura y el futuro de la diversidad sexual en el gobierno de Omar Perotti. 

Por Martín Paoltroni

El hall de entrada a la «subse» luce atiborrado de colores, papeles y afiches de campañas de concientización de la comunidad LGTBI. Un sofá amplio, un escritorio y una mesa de reuniones en el centro. A la izquierda está el despacho de Esteban Paulón, el histórico militante socialista que desde hace casi 4 años se desempeña como Subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe, cargo creado durante la gestión del gobernador saliente Miguel Lifchitz.

A pocos meses de dejar el puesto, Paulón recibió a La Tetera para conversar sobre la vertiginosa realidad política después de las elecciones en la provincia y las PASO nacionales. «Quiero dejar un tres o cuatro cosas listas antes de diciembre», dice Esteban mientras arregla el mate, contesta mensajes y recibe a este cronista.

El 10 de diciembre vas a cumplir cuatro años al frente de la Subsecretaría de Políticas de Diversidad Sexual. ¿Cuál pensás que fueron los puntos más fuertes de la gestión? 


Hay algunas medidas a las que uno le tiene más cariño porque sabe lo que impactan simbólicamente, y en este sentido la Reparación Histórica (a personas trans) fue muy importante y creo que repercutió en todo el colectivo en general. Fuimos punta en América Latina. A veces, en el día a día uno no para la pelota y no se da cuenta lo que significan las cosas, creo que recién lo pude ver el día de la obra de teatro (Finalmente Reparadas). Había tantas compañeras y compañeros trans de una generación mucho más joven, que incluso hasta no hacía tanto veían despectivamente a “las viejas”, y la verdad que ese día pude ver que hubo una comunión que no se rompió. Creo que esa medida sintetizó un mensaje muy claro: hay otro proyecto de vida para las nuevas generaciones. Si el Estado termina reconociendo que la violencia institucional impactó en nosotras y que debe repararse, creo que estratégicamente abre la puerta para pelear por lo que falta. 

¿Cuáles son las deudas? 

Una de las medidas que a nosotros nos quedó pendiente –  llegamos muy justo para proponerla por el proceso electoral – es una ampliación de la Reparación Histórica a las personas trans mayores de 40 años que hayan sufrido la violencia institucional bajo el código de faltas provincial que estuvo vigente hasta el año 2010. Estamos hablando de un colectivo de unas 230 personas, tenemos los datos cruzados con ANSES de quienes reciben beneficios y de quienes entrarían. Hay que hacer un último cruce que es de antecedentes policiales, y es un proyecto que le cuesta alrededor de 30 millones de pesos al año al Estado. Es algo que el gobierno de Santa Fe puede afrontar y que va a sacar de la indigencia y la pobreza extrema al 25 o 30 % de la población trans de la provincia. Tendría un efecto positivo muy rápido, y complementado con la reparación, más la estrategias de cupo trans, creo que ahí se puede generar un impacto muy fuerte para mejorar la vida a la población trans. 

¿Que pronósticos hay en relación a la aprobación del proyecto de Cupo Laboral Trans en Santa Fe? 

Tengo entendido por algunos senadores que estaría la voluntad de que se apruebe con esta conformación. Estamos activando con algunos grupos trans en los distintos departamentos para motorizar su tratamiento a través de reuniones con los senadores. El Senado no va a cambiar mayoritariamente su composición, el socialismo pierde los senadores que tenía, el senador que reemplaza por Rosario que es Marcelo Lewandowski está a favor, no así el senador por el departamento de la capital que es Marcos Castelló. Ha tenido posiciones claramente en contra en estos temas, pero no digo que sea definitiva su posición, porque de hecho tiene vínculos familiares de personas del colectivo trans. Por ahora no es un voto seguro. En el resto de los departamentos se mantuvo prácticamente igual. Lo que a mí sí me preocupa mucho en la legislatura es la influencia que pueda tener en el debate público Amalia Granata, que en este tema puntual de la inclusión trans no tengo en claro que esté tan en contra, pero sí claramente los diputados que ingresan con ella que son pastores evangélicos. La lista es toda anti derechos. De Granata tengo en claro su posición en contra del aborto y ahora también en relación a la diversidad con el comentario homofóbico que hizo contra el hijo de Alberto Fernández. 

¿Cuán peligrosa creés que puede resultar Amalia Granata para frenar iniciativas en relación a la diversidad? 

El ejecutivo provincial no cuenta mayoría legislativa en la cámara de diputados en los próximos cuatro años – mayoría que necesitás para nombrar un juez o un fiscal, o para aprobar un presupuesto – y me parece que ahí se abre una vía de negociación. Podés optar por los sectores del centro hacia a la izquierda, o negociar en otro sentido. Creo que se instaló falsamente la idea de que Omar Perotti gana por el voto celeste y Amalia Granata tiene algún vaso comunicante con gente cercana al gobernador electo que plantea que ella pidió el voto para Perotti. Yo creo que hay una porción mínima que puede definir el voto a favor o en contra del aborto, pero en general la gente define por un proyecto de provincia o de país. El peronismo unido, como nunca antes, frente a un Frente Progresista dividido, como nunca antes y con la mitad del radicalismo en Cambiemos, explica un derrota del Frente del 3 o 4 %, tampoco fue tanto. También explica un proceso de desgaste después de 12 años de gobierno con un candidato que ya había sido gobernador y eso te deja apoyos y críticas. Por eso creo que explicar la derrota sólo por el voto evangélico no es válido, pero Amalia lo va a facturar. Una cosa es tener sectores que se opongan a los derechos cuando la legislatura venía teniendo un diálogo a favor de la población LGTBI. Estos sectores pueden opinar en la comisiones, votar en contra, tienen el derecho democrático en el debate parlamentario pero sin demasiado impacto. Distinto es cuando incorporas militantes anti derechos. Vos fijate que la ley de educación en el Senado no sale porque aparecen los militantes anti ESI. Por eso pienso, discutir cupo trans desde 0 en la cámara de diputados ¿qué va a decir Walter Ghione? Es alguien que te va a montar una marcha de gente en la puerta. Lo mismo sucede con la Ley de Educación, los votos están pero ¿a qué costo? Los que se oponen juegan fuerte y desde adentro, eso va a empantanar el debate.  Granata, además de sus posiciones personales, es alguien que no tiene filtro. Primero se mete con la hija de la ex presidenta, después de la nada se mete con el hijo de Alberto con un comentario super homofóbico, incluso pasando por sobre la percepción de el que no se considera un varón gay. Entonces ella para descalificar algo en términos políticos utiliza un aspecto personal. Ese nivel de debate llevado a la legislatura, empobrece la discusión. 

¿Pensas que Perotti con Alberto Fernández presidente puede generar un piso interesante en la discusión de políticas de género y diversidad? 

Creo que Perotti va a tener que dialogar un poco más con los sectores más progresistas del Frente de Todos – reconociendo que hay un abanico amplio como en todos los sectores políticos – y creo que eso pone al resguardo muchas de las políticas progresistas. Al menos eso es lo que intuyo. Hoy en día la política es dinámica, no sabemos como llegamos al 10 de diciembre, hay un momento de convulsión política bastante grande. A priori, por como jugó en la campaña, por su trayectoria previa a ser bastante permeable y adecuarse a los momentos políticos, suponemos que va a acompañar, sobre todo si tenemos un presidente que no tiene ningún empacho en subir al escenario a su hijo que representa una expresión de la disidencia, sostener después de las primarias su opinión en los temas polémicos, no teniendo miedo a perder un voto por decir ‘voy a legalizar el aborto’, ‘estoy a favor de la legalización de la marihuana’. En lo económico puede haber una orientación u otra, pero en el aspecto de las libertades individuales y de las posiciones políticas claramente va a tener un perfil progresista. Perotti puede intentar jugar en ese bando, o diferenciarse pensando en su futuro político. 

En las redes sociales dijiste que ibas a cortar boleta porque la fórmula a la presidencia que lleva el Frente Progresista, puntualmente la presencia de Juan Manuel Urtubey, hacía difícil el voto para les militantes LGTBI

Creo que no es Urtubey, es lo que termina representando un sector de ese espacio. En los últimos tiempos, el gobernador de Salta modificó su posición pública con respecto al aborto. 

¿Y su posición con respecto a Matrimonio Igualitario?

Nunca más habló del tema. Pero no me preocupan las posiciones individuales, no compartimos un modelo de país en términos de derechos. La expectativa nuestra era que junto a Lavagna – que tampoco es Rosa Luxemburgo – hubiésemos querido un candidato o candidata que le diera un perfil progresista. Se incorpora Urtubey, y sobre todo hay otros sectores como Barrionuevo, Chiche Duhalde que tampoco convencen. Sí creo que en Santa Fe hay una buena lista, los diputados que tienen posibilidad de entrar están comprometidos con los derechos humanos, a mi me resulta super militable y votable. En la lista nacional mi primer impacto fue el corte de boleta, me sorprendió lo de Urtubey. Cuando fui presidente de la Federación Argentina LGBT y el estaba en campaña para la reelección, firmamos un convenio para implementar el plan de ciudadanía de la Federación y tengo en claro qué pasó con eso, cual fue el trato con el colectivo, el tema de la educación religiosa en la escuelas. También dije que esto era una elección de tres tiempos, pero el resultado de la PASO me parece que determina que tenemos que mirar cual es el proyecto político que nos ayuda desalojar al macrismo del gobierno nacional. De todas maneras, yo no milité el corte de boleta, creo que el Partido tomó una decisión y en esa primera instancia lo que corresponde es apoyar la decisión de la que uno fue parte. 

¿Vas a votar por Alberto Fernández? 

Probablemente vote por Alberto Fernández. Yo no lo conozco mucho, pero tuve referencias de personas a las que respeto mucho, que me hablaron muy bien. Veo esto de sostener determinados valores, determinadas banderas, no especular. Obviamente 47 a 32 te da para no especular, la política también es matemática y el podría haber intentado moderar un poco, porque puede haber un voto de clase media que se asuste un poquito y vuelva a Macri o Lavagna. No lo tengo todavía decidido, hay que ver como evoluciona en estas próximas semanas. También me pareció razonable el llamado de Lavagna y pedir que paren un poco la pelota. Hoy no tenemos un presidente electo, pero sí el presidente actual está averiado y es complicado pensar que va a poder remontar. Se nos impone cuanto antes un escenario de resolver este dilema político, y eso tiene que resolverse con el macrismo fuera del gobierno, y los que tenemos un compromiso con lo social y el campo popular, tenemos que optar por la alternativa que permita que eso ocurra. 

Foto de portada: Pablo Aguirre para revista Toda 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top