“Necesitamos voluntad política para que las trabajadoras sexuales tengamos obra social y jubilación”

A 16 años del asesinato de Sandra Cabrera, la Secretaria de Ammar Georgina Orellano participó de un acto que tuvo lugar en la plaza que lleva su nombre, junto a organizaciones sociales, militantes y dirigentes polìticos. Además, criticó la ordenanza que ordena el cierre de cabarets y whiskerías en Rosario: “Muchas feministas  abolicionistas deshonestas pusieron la bandera contra la trata”, aseguró. 

Por Martín Paoltroni

@mpaoltroni

El 27 de febrero de 2004, Sandra Cabrera fue asesinada de un tiro en la nuca por una bala calibre 32, entre las 3 y las 5 de la mañana. Su cuerpo fue encontrado frente a una casa de Iriondo al 600. Días antes, había denunciado los vínculos de la policía con la trata de mujeres y niñas en los alrededores de la Estación de Colectivos de Rosario. Ayer, se cumplieron 16 años y por su crimen solo fue detenido y posteriormente liberado el oficial inspector de la Policía Federal Diego Parvlusik. 


Sandra era trabajadora sexual y su nombre se transformó en un emblema de lucha para las generaciones que la siguieron. “Estoy acá, de cara a la Terminal y  la veo a ella”, dijo Myriam Auyeros, secretaria de Ammar Rosario con la voz entrecortada, en el inicio del homenaje que tuvo lugar en la plaza que lleva su nombre detrás de la ex – casa lgtbi. “Aprendimos a defendernos como un colectivo de mujeres, y ahora también junto a las compañeras trans, las chicas, los chiques, las tortas, los negros, estamos todas incluidos”, señaló la dirigente. 

Por su parte, la Secretaria General de Ammar nacional Georgina Orellano aseguró que después del Ni una Menos “muchas personas comenzaron a preguntarse qué es lo que sucede en la vida diaria de una trabajadora sexual, pero sacandonos el estigma y viéndonos como sujetas de derechos”. En esta línea, remarcó que uno de los grandes logros en estos años fue romper con el imaginario social que siempre les ubica en el lugar de víctimas. 

Además, durante el acto, la dirigente cargó duro contra quienes impulsaron la ordenanza municipal que ordenó el cierre de cabarets y whiskerías en Rosario. Y si bien reconoció la “autocrítica” y el apoyo de algunos sectores dijo que “no basta con el apoyo, necesitamos voluntad política para que nuestro trabajo esté reconocido, necesitamos voluntad política para que las compañeras de la terminal, de Rosario y de la provincia de Santa Fe tengan obra social y jubilación”. 


En esta línea, Orellano recordó la enorme soledad en la que batallaron cuando denunciaron los efectos nocivos de aquella normativa: “Muchas feministas abolicionistas de manera deshonesta pusieron la bandera de lucha contra la trata, por eso frente al feminismo punitivista que nos quiere víctimas, nosotras decimos que somos laburantes, pertenecientes a la clase obrera, muy orgullosas de estar dentro de la central de trabajadores y trabajadoras”. 

En tanto, la dirigente gremial manifestó que es necesario avanzar en una reparación para las trabajadoras sexuales que sufrieron violencia policial por la vigencia de los códigos contravencionales: “Que el Estado se haga responsable de que en democracia se han vulnerado los derechos humanos de las que hoy todos reivindican como las putas feministas”. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top