Poesía libidinosa de los montes catamarqueños

En una nueva edición de Marica con Pluma, el bailarín, poeta, profesor en danza y Licenciado en Letras, Víctor Alejandro Aybar comparte con La Tetera algunos poemas inéditos y de su último poemario «Cabriolas en el Aire». Un libro que pone en jaque al deseo en medio de la noche oscura o de la siesta endemoniada y catamarqueña. 

CATAMARCA 

y si esta tierra-todo 

que conozco llamada en lengua antigua 

es una india lejos de la deidad 

que no sabe pronunciar 

ni las cosas ni los nombres ni su temor 

violada todas las noches 

no es ni fortaleza ni falda pulcra 

toda arrebatada por miles de fernandos

o es una chinita estaqueada 

en cada lugar por cada tipo 

pariendo otro fernando, un sebastián, 

dos juanes algún londrino o andalhualo 

qué beneficio por hijo le tocaría hoy 

llorando al final de todo 

en este valle como una maría magdalena 

o una maría toda morena y estrellada 

o peor aún si fuera una vieja golpeada 

matrona de las calles del centro 

como una cabra loca contra el viento norte 

no sabiéndose si juana o julia pero si brandán

vagabunda por la salta pícara por la prado 

llorando en la rivadavia riendo por la güemes 

sólo ella era capaz de desafiar a los tipos 

a que le coman el bicho 

sólo ella tenía una eulalia revoleando polleras 

a pesar de tener traje y corbata de carnaval 

qué digo peor 

sería castigo mucho peor si esta tierra 

no fuera pacha ni mama ni virgen 

sino un pampayruna

acobardado en la zona roja 

vendiéndose por dos pesos y una chela 

entre mate de luna y zurita 

señores conquistadores que clavan 

cirios y palos de justicia fundando su desgracia 

niño pampayruna lleno de talentos excelsos 

en tu miembro y en tu cabeza todos vendidos 

todas las noches vestida de negro brillante

si cruzás la güemes el palo de la justicia 

se trasviste de sangre sobre tu lomo 

o sexo sin forro reclamando tu goce 

o quizá sí tal vez sí 

esta tierra sea pródiga 

en maría soledades marchando en silencio 

en casandras que travesian 

con las palabras y conmigo esta noche 

en viejos putos que se animaron tarde a ser

hasta que otro tipo de puñal los atravesó 

quizá sí tal vez sí 

la pacha esté dormida y seamos como ella

dejándonos cavar hasta el fondo

tan duro y pesado como farallón negro 

tan negra dulce y cola como agua rica

tan poco oscura y profunda como la alumbrera

hasta despertar furiosa y temblar 

y temblar tanto que ningún manto celestial

nos proteja.

(Inédito, 2020)

………………………………………………………………………..

III

y si esta cabra dejara de rodar 

por este valle de lágrimas

prepotente y audaz

lactal y cornuda 

si dejara que sus balidos

no se confundieran con los gemidos 

de un putito

si dejara de caminar loca loquísima contra 

el viento norte en los agostos llenos de muertos 

si dejara de derramar su 

todo germen lunar en la arena 

si dejara de creer en la luna el sol el giro el amor 

y otras hierbas para amarrar a ese otro cuerpo 

si esta cabra dejara de rodar 

no sería esta cabra montuna y vallista 

del poemario Cabriolas en el aire (Ed. Tren instantáneo, 2020)

………………………………………………………………………..

V

quien no tiene ni buey ni cabra 

toda la noche labra 

te vi

te escuché 

agitar con tus manos

esa chota faunal

el monte abría su sendero 

solo el ancoche te cubría 

quién rondaba tu cabeza 

rojo remolino erecto 

quién subía sudor arriba

esa transparencia morena 

me viste 

y todo terminó

tu deseo en mis ojos 

mi boca en la sorpresa 

tu sudor en la tierra 

una acequia de estrellas 

en la siesta de abril 

del poemario Cabriolas en el aire (Ed. Tren instantáneo, 2020)

………………………………………………………………………..

XII

un cerco de cañas

pobre como soy 

otro cerco de breas 

bien pobre soy 

agria la pastura 

todo es pobre aquí 

magullo  una oración triste 

como esta tarde que se va 

un palo en el centro 

dura retama erguida 

el giro de todos los días

todos los días el giro 

pisar la piedra olvidadiza 

pobre piedra que se olvidó de sí 

ser corazón de río 

pisarla y saltar allá y más allá 

atrás la manada atrás la piedra 

esta cabra no olvida su monte 

del poemario Cabriolas en el aire (Ed. Tren instantáneo, 2020)

………………………………………………………………………..

hay una sonrisa que estoy olvidando 

y una mano que sostiene tanto peso 

se quebró 

algo se quebró 

cuándo ya sé

esa manito de puto 

esa risita de puto 

habrá dicho la gente 

la manito se le quebró

hasta los dientes putito

habrá dicho la gente 

nadie te va a querer así

pero todos me querían 

tocar

qué habrán dicho ellos

me querían tocar me quebré

qué nene más bonito 

qué nene más putito

dijo la gente

nadie te va a querer así 

con los dientes quebrados

y la mano quebrada 

y la gente no me quiso más

y la gente no me miró más

y todo todo me quebré 

del poemario Mariposa doble que gira sin cesar (2020)

………………………………………………………………………..

es la hora es la hora 

es la hora de jugar 

abro cruzo abro

cruzo abro cruzo abro oh oh oh 

una mano arriba y la señal del amor 

la otra apretando fuerte un micrófono de control 

 y veo esa nave espacial 

de otro mundo miles colores y rubia amor 

brinca brinca palma palma

y danzando sin parar 

abro cruzo abro 

cruzo abro cruzo caigo oh oh oh 

de culito me tiré me senté 

pero seguí cantando 

mamá no quiere que baile 

pero me regala todos los caséts 

en el fondo sí quiere que baile 

porque ser feliz no está de más

yo no quiero solo cantar

bailar toda la vida bailar 

danzando sin parar

subir a esa nave especial 

y bailar toda la vida bailar  

danzando sin parar

y que nadie achine los ojos negándome 

del poemario Mariposa doble que gira sin cesar (2020)

………………………………………………………………………..

porque ser pobre y maricón es peor

pedro lemebel 

pobre

eligió bailar 

pobrecito 

eligió ser maestro 

podría haber sido

abogado médico o siempre doctor 

pobre 

eligió escribir 

las circunstancias por las que atraviesa 

un corazón atribulado 

como lo escribió un señor 

de barba mucha barba pero mucha

que sólo le tapa la pedantería 

podría haber sido

tantas cosas pero no 

tantas cosas pero no 

señora señor señoritos 

no eligió nada de eso 

que cargan con sus habladurías 

no elegí

me refugié en las veladuras que 

del lenguaje de las palabras de las letras

me permitieron me escondí

en el centro de un dúo nocturno y geminiano 

para no decir de los cuerpos descubiertos en la putería 

no elegí

armé una frontera con este cuerpo

flaco y tenso terso y brillante 

en pasos de zambas y cuecas 

y zapateos que nunca terminé

en pasos de ballet retornándome 

giro y centro de mí mismo 

en caídas al piso como la vida misma

tampoco elegí

ser pobre se es o no se es 

no elegí

me construí con los pocos ladrillos que había en el monte 

señora señor señoritos 

nada se elige 

cuando uno es provinciano y pobre y puto 

del poemario Mariposa doble que gira sin cesar (2020)

………………………………………………………………………..

escribo porque lo aprendí a los nueve añitos

y no quería

y a los diez gané un concurso de ortografía 

escribo porque las nenas querían jugar conmigo

con tortas de barro y ramilletes de usapuca

los nenes grandes jugaban conmigo 

eso que no eran juegos

escribo porque un amigo que ya no está

lo corrieron del valle de San Fernando 

por ser poeta y maricón o maricón y poeta 

o por maricón

escribo porque la vida entre cervezas 

es más clara y los changos más lindos 

escribo porque soñaba con un dúo 

que bailara toda la noche 

y con mi poeta barbado de inteligencia 

no dejamos de bailar todas las noches

escribo porque hice un ballet en versos 

y robé versos para un ballet de gauchos y paisanas

escribo porque en una elección de mariposones

salí reina y recordé todas mis reinas 

escribo por mi reina de la niñez de los bajitos

gracias a ella no me importó ser petiso y bailarín 

escribo por la reina de mi otra infancia

pues siempre geminiano 

Andrea Estrellita Celeste siempre Celeste

escribo por mi reina de mis dulce dieciséis

esa Victoria primera la del sur 

viajando en barco y traduciendo a los hombres 

o esa otra Victoria degollando traidores 

escribo porque quiero decir sin miedo 

que un fauno de mis cerros me coronó

su pastor y reina única 

del poemario El gran baile de la reina (inédito, 2020)

………………………………………………………………………..

truco quiero re truco 

y los besitos se cruzan entre los cuatro 

me pedís mis cartas 

y un tintineo en los dedos me delata

la hembra 

te asombras de la suerte 

y real envido le gritas al Chino 

cantá la verdad 

no seas así te desafía 

con los ojos sospechando 

la mentira del macho

los guiños al chino no se le notan 

y todos nos reímos 

y a mi me encantan 

que cante la reina 

y vos salís a mi defensa 

si no sabe por eso juega conmigo 

y me devuelve las cartas 

la hembra y el macho los tengo yo 

y en el envío otro besito 

vale cuatro grito 

todos golpean la mesa 

y vos la frente tatuándote un no rotundo

mentiroso como sos ganamos los dos 

porotitos y yo tus guiños y los besitos

del poemario El gran baile de la reina (inédito, 2020)

Mini Bío

Bailarín y poeta, Profesor en Danza y Licenciado en Letras. En 2008 recibió Mención de Honor en los Premios Trienales de Poesía de Catamarca con el poemario Dúo nocturno (Texedorxs Editorial, 2018). Fue incluido en las antologías Los Innombrables, Selección de Textos (2011), Antología de escritores catamarqueños: “Voces de la tierra de uno” (2012), Jardín. Escritos sobre arte contemporáneo en Catamarca (Editorial Vivir del Aire, 2015) y Antología de Poesía: Región Noroeste (Consejo Federal de Inversiones, 2017). En 2015 Dos variaciones para solo final (Editorial Lisboa, 2018), recibió 1° premio en Obra Inédita en los Premios Trienales de Poesía de Catamarca. Fue becado por el Fondo Nacional de las Artes en Danza (2013) y en Letras (2018). 

Curadora: Juan Pablo Di Lenarda Pierini

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top