Nosotrxs

La Tetera nació a fines del 2015 como un espacio de transformación, pero también de resistencia. Hijas de la Furia Travesti, nos parimos en una época donde los cambios nos exigieron seguir en las calles con más fuerzas que nunca, porque como dijo la traviarca Berkins “a la cárcel no volvemos nunca más”.

Así desembarcamos con nuestra primera edición en papel en abril del 2016 en pleno debate por el Cupo Laboral Trans en Rosario. Testigas y partícipes de aquella victoria, La Tetera fue por más y ese mismo año redoblamos la apuesta con dos ediciones que salieron a discutir con las organizaciones LGTBI que rol debíamos ocupar en plena avanzada del macrismo y por qué la figura del papa Francisco seguía representando una amenaza para nuestras conquistas.

Medio año más tarde, La Tetera regresa a la escena con un objetivo claro: queremos seguir escribiendo nuestra propia historia y participar del debate político porque no somos una isla. Con la energía de la Potencia Tortilera, nos vestimos de medio digital para potenciar nuestras voces y abrir una tetera donde quepan muchas teteras.

No pretendemos representar a nadie ni ser “la voz” del colectivo de la diversidad sexual, tan solo queremos participar de la batalla por un mundo donde la justicia social no sea una quimera. Un lugar donde podamos recuperar las voces de las locas que fundaron las primeras teteras y que fueron semillero del activismo y la militancia de nuestra comunidad.

Porque “tenemos cicatrices de risas en la espalda” al decir de la Lemebel, pero también toda la purpurina de las mariquitas que iluminan con su rebeldía nuestras calles, La Tetera volvió para quedarse con el orgullo como bandera.
¡Bienvenides!